Locales

SERÉ CURIOSO… DEJARÁ DE LLOVER?

Si una foto vale más que mil palabras, esta quizás necesite una partida extra. Claramente la curiosidad y las interrogantes que hipotéticamente se plantea este hermoso animal, no es muy diferente a lo que muchos nos preguntamos.

Ante la pregunta imaginaria del perro, de si “dejará de llover”, la respuesta es “NI”, ya que de acuerdo a los anuncios climatológicos del INUMET, posiblemente tenga aún la mascota varias horas para seguir mirando hacia la calle antes de que salga el sol.

Los informes correspondientes señalan que hasta este sábado las lluvias marcarán presencia en esta zona del territorio nacional. El domingo, el día será soleado y quedaran atrás los días grises de la primera quincena de julio de acuerdo al pronóstico.

PORQUE LAS MASCOTAS MIRAN POR LA VENTANA 

Los perros (y los gatos también) son muy curiosos y les gusta mirar por la ventana, pero hay un motivo que los impulsa a hacerlo.

En estos días de lluvia hemos tenido más oportunidades de observar las costumbres de nuestras mascotas. Muchas personas han advertido cuánto disfrutan los perros al mirar por la ventana, pero no saben por qué.

Sea un perrito faldero o un enorme guardián, los perros son curiosos y disfrutan mirando hacia afuera. Quieren saber qué es lo que sucede, porque consideran la parte exterior de su vivienda como su propio territorio.

Por eso, es importante darle acceso al pichicho para que esté cómodo y seguro en su observación. Si la ventana es muy alta, colocarle algún mueble que le sirva para trepar y tener mejor vista.

También hay que controlar la seguridad: que no tenga posibilidad de escaparse. Por muy tranquilo y obediente que sea, puede verse tentado de saltar hacia afuera si ve a otro perro, por ejemplo, o en su defecto a un fotógrafo de CERRO LARGO PORTAL.

La observación de su entorno le brinda al perro un gran entretenimiento, y lo ayuda a controlar el estrés, especialmente en los animales que viven en departamentos, y con pocas posibilidades de hacer ejercicio físico suficiente.

Los olores que llegan desde la calle son un gran estímulo para su desarrollado sentido del olfato. Si la ventana está ligeramente abierta (como la de la foto), pueden llegar a reconocer a las personas o animales que pasen por delante por su aroma.

Si el perro mira desde un piso alto, sentirá que tiene control de su territorio. Esto le brinda seguridad y tranquilidad, lo que evita algunos problemas de conducta generados por la ansiedad.

Algunas mascotas reaccionan mal a los ruidos extraños del exterior. Si llegan a ver la procedencia del sonido, pueden incorporarlo como un ruido habitual y ya no les molesta tanto.

Al mirar por la ventana, también buscan tomar sol: excepto las razas particularmente sensibles, a la mayoría de los perros les aporta vitamina D y les aumenta la producción de la serotonina, mejorando su estado de ánimo.

Pablo González Juarez

Periodista / fotógrafo/ productor.
Botón volver arriba
Cerro Largo Portal
error: Alert: Selección de contenido deshabilitada!!