Nacionales

Origen del caso Astesiano: ciudadano uruguayo “reconoció” a tres hijos rusos en un año

El exdirector de la Dirección Nacional de Identificación Civil, Ruben Amato, detalló que "la punta" de la investigación surgió en 2019.

El exdirector de la Dirección Nacional de Identificación Civil (DNIC), Ruben Amato, quien se desempeñó en ese cargo de 2007 a 2020, dijo que “la punta” de la investigación por el caso de falsificación de documentos para ciudadanos rusos se descubrió en 2019, cuando un funcionario se percató que un hombre había reconocido a tres hijos nacidos en Rusia “prácticamente en el mismo año”.

“Pedí que me hicieran relevamiento de todos los pasaportes con documentación rusa de los últimos dos años (2017-2019), estuvimos mirando y mandamos un expediente. Llamamos al hombre con más hijos reconocidos y dijo que no tenía ningún hijo en Rusia”, contó Amato en diálogo con Informativo Sarandí (Radio Sarandí).

Según el exdirector de la DNIC, este podría haber sido el origen de la investigación, una causa que fue archivada y reactivada en 2020, tal y como explicó la fiscal de la investigación por el Caso Astesiano, Gabriela Fossati.

Consultado por cuán fácil es realizar este tipo de maniobras, Amato dijo: “Esa mecánica es fácil. Si vas al registro a reconocer un hijo natural no te hacen un estudio de ADN, el sistema todavía crea confianza. Y como nuestra Constitución dice que la familia es la base social, está bien visto”.

Sin embargo, explicó que de lo que se está hablando hoy es de “partidas adulteradas” y eso implica una complejidad más alta.

Amato detalló que hasta que ocupó el cargo de director en la DNIC todos los antivirus y sistemas estaban actualizados y el acceso a la base de datos la tenía “un solo ingeniero”, además de los funcionarios que tienen acceso únicamente “a la tarea asignada”. Además, ante la pregunta de si exfuncionarios podrían haber mantenido sus claves de acceso para ingresar al sistema, explicó que antes de retirarse esa persona pasa por un control y se dan de baja todas las claves.

Para el exdirector de la DNIC, la “trazabilidad del sistema” hace que cada movimiento registre quién hizo una modificación, la hora y los pasos que dio. Y, en el caso de los pasaportes uruguayos, la única forma de vulnerar los datos es no haber tenido nunca un documento uruguayo y por lo tanto que no haya registro de huellas dactilares.

Respuesta a Heber
El ministro del Interior, Luis Alberto Heber, tras un hackeo electrónico en el sistema de la Dirección Nacional de Identificación Civil, aseguró en julio de este año que había “computadoras viejísimas y muy vulnerables”.

Consultado por esta afirmación, el exdirector de la DNIC dijo sentirse enojado. “Cuando salen absurdos como esos me enoja. Un organismo con computadoras viejas, ¿puede ser premio nacional de calidad? No tiene la menor idea el ministro lo que hace el Instituto Nacional de Calidad para dar un premio de estos”, disparó.

Además, aseguró que antes del cambio en el tipo de pasaporte, se solicitó una auditoría a OEA y Aviación Civil para regular el sistema. En 2018, tras pedido de Charles Carrera, se hizo una auditoría sobre “las debilidades” a observar, que no solo incluían la seguridad en las computadoras.

Según Amato, de todas las observaciones se hicieron “una cantidad de expedientes” para cada sector. “Según se cuenta el que mandé a informática quedó… no sé si encajonado o siguieron buscando porque yo ya no estaba trabajando, pero no creo que sea el origen de la vulnerabilidad” que derivó en la actual investigación, cerró.

EL PAIS

CLPortal

El Portal informativo del departamento...
Botón volver arriba
Cerro Largo Portal